Blog

Barcelona

Por 5 junio, 2013

Los días que he pasado en Barcelona no han sido suficientes, en realidad, nunca lo son, ya que es una ciudad fantástica, con muchísimo para ofrecer y en la que siempre quedan ganas de volver.

En estas fotos les presento un recorrido breve de la ciudad, con la mirada puesta básicamente en el vidrio. En las próximas notas habrá visitas a talleres de artistas, la reunión vidriera “Bufar i fer ampollas” organizada por la ACAV y la visita a La Sagrada Familia de Gaudí.

Mercadillo de Antigüedades de la Catedral

También conocido como Mercat Gòtic, este mercado de antigüedades esta situado en pleno barrio gótico de Barcelona, sus inicios son del año 1978 y desde entonces se sigue presentando cada jueves en la Plaza de la Catedral desde la 9 de la mañana hasta las 20 hs. con 30 stands repletos de historia.

Es un mercado muy curioso y variado, se pueden encontrar verdaderos tesoros de épocas pasadas, juegos de copas talladas, frascos y jarrones antiguos, colección de planchas de hierro o molinillos de café antiguos, a las clásicas muñecas de porcelana, pasando por fotografías antiguas de la ciudad, libros ya descatalogados, objetos de decoración antiguos, vajillas, cuberterías y artículos de menaje para el hogar, cámaras fotográficas del siglo pasado, e incluso joyas, relojes y plumas estilográficas.

La Catedral de Barcelona

Un excepcional templo gótico, con una fachada más moderna y recientemente restaurada que después de años de estar tapada con toldos, muestra ahora todo su esplendor.

Su nombre completo es Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia, y en homenaje a esta santa conservan en un claustro gótico trece ocas blancas vivas, ya se cuenta que Eulalia tenía trece años cuando fue ejecutada y era pastora de ocas en Sarrià.

La catedral actual fue construida entre los siglos XIII y XV sobre la antigua catedral románica, que a su vez se alzaba sobre una iglesia de visigoda a la que antecedió una basílica paleocristiana, cuyos restos todavía pueden verse en el Museo de Historia de la Ciudad, así que hasta cuatro templos se han alzado en la historia en este emplazamiento

Els Quatre Gats

Un lugar precioso, espectacular por fuera, a pesar de estar encajonado en la estrechísima calle Montsió que pasa desapercibida entre los letreros luminos del Portal de l’ángel y sus infinitas tiendas de ropa.

Cargado de historia y cultura, de modernismo, de bohemia, de Picasso, de Pere Romeu, de Ramón Casas, Albéniz o Granados entre otros. Actualmente es un bellísimo y conocido bar-restaurante-cervecería.

Els Quatre Gats está situado en los bajos de un edificio neo-gótico proyectado por el arquitecto Puig Cadafalch, la Casa Martí. Esta casa es la primera que José Puig i Cadafalch realizó en Barcelona, cuando todavía era arquitecto municipal de Mataró y sólo tenía 28 años. Al cabo de dos años, en los bajos se abrió la famosa cervecería que fue el impulso definitivo para inmortalizar el edificio e incluirlo para siempre en los monumentos más queridos de Barcelona.

Palau de la Música Catalana

El Palau tiene una acústica extraordinaria y la cercanía de los músicos al público le da un valor adicional, creo que una de las mejores maneras de conocerlo es asistiendo a un concierto, que en este caso fue el del Maceo Parker.

El edificio que diseñó Lluís Domènech i Montaner se comenzó a edificar en 1905 y se inauguró en 1908. Esta ubicado en la calle de Sant Francesc de Paula, es la sede del Orfeó Català, prestigiosa institución catalana fundada por Lluís Millet y Amadeu Vives en 1891 y que posee una acústica  inmejorable.

La fachada está construida en ladrillo rojo y fue decorada con mosaicos de Lluís Bru, destacando un grupo escultórico en homenaje a la Canción Popular obra del prestigioso escultor Miquel Blay.

La decoración del edificio muestra, repartidos por la sala de audiciones, múltiples representaciones de las cuatro barras (símbolo de Cataluña), que durante el franquismo se cubrieron con cortinajes.

Los vitrales multicolor recorren ambos lados hasta llegar al techo, que esta repleto de rosas vidriadas, rojas y blancas, columnas recubiertas de mosaicos y recorriendo el contorno, lámparas circulares a las que se ha inclinado hacia el interior, para aportar mayor cantidad de luz, a su magnífico escenario.

En mitad de la sala, en lo alto se encuentra el lucernario realizado por  Antoni Rigalt i Blanch, como un gran sol con forma de esfera invertida, de vidrios dorados en el centro y rodeado de otros con tonos más suaves azules y blancos representando bustos femeninos. Es sin lugar a dudas, uno de los vitrales más bellos que hay!

La sala y el escenario forman un conjunto armónico, en el que uno se integra en el otro, el fondo del escenario contiene diversos alto relieves con decoración de mosaico.

El Palau de la Música Catalana fue declarado Monumento Nacional en 1971, motivo por el cual se realizaron amplias obras de restauración y es uno de los lugares más queridos de Barcelona.

El album completo de fotos lo encuentran en nuestra página de Flickr: http://www.flickr.com/photos/objetosconvidrio/sets/72157633901105669/

Este video muestra una mirada integral de diferente de Barcelona:

Leave a Reply

error: ¡¡ El contenido de esta página está protegido !!