Blog

La leyenda de las bolas de Navidad

Por 17 diciembre, 2019
bola de vidrio de navidad

“En 1858 una gran sequía privó a los bosques Vosgos del Norte de Francia de manzanas y, por lo tanto, el árbol de Navidad no tenía ningún adorno digno. Un soplador de vidrio de Goetzenbruck intentó compensar esto soplando unas bolas de vidrio. Él solo comenzó una tradición que cruzó culturas. "

La Verrerie de Meisenthal fue fundada en 1704, en los Vosgos del Norte, en el este de Francia. Produjo decenas de millones de piezas de vidrio utilitario, vajillas de bajo costo. Entre 1867 y 1894, la fábrica de vidrio sirvió como laboratorio para Emile Gallé, líder de la Escuela de Nancy, que realizó allí una investigación técnica y artística sin precedentes, confiriéndole a Meisenthal el estatus de “Cuna del vidrio Art Nouveau”. La unidad de producción atravesó los conflictos mundiales, pero sin elegir la modernización de la herramienta de producción, queda encallada a principios de los años 70. La fábrica que contaba con hasta 650 empleados cerró sus puertas el 31 de diciembre de 1969.

El Centro Internacional de Arte en Vidrio [CIAV] se creó en 1992 en el antiguo taller  de la fábrica de vidrio, gracias a una voluntad política local. El CIAV, un establecimiento público, tiene como objetivo preservar la memoria técnica de su territorio, asegurar su continuidad y volver a inscribir la producción tradicional de vidrio. De este modo, cruza los mundos de la producción y la industria artesanal, la creación contemporánea y los conocimientos tradicionales, con el objetivo de iniciar nuevas dinámicas culturales, económicas y turísticas en torno a los oficios del vidrio.

Verrerie de Meisenthal
bola de navidad
sopladores de vidrio

El CIAV tuvo la ambición reflotar la fabricación de las bolas de Navidad. En 1998 invitaron a sus talleres, a varios sopladores de vidrio de la cristalería de la vecina aldea de Goetzenbruck que habían hecho estas famosas bolas desde 1858 hasta 1964. Ellos compartieron los secretos de fabricación artesanal de bolas de Navidad. 

Se decidió volver a poner esta tradición en la cultura y perpetuarla en el tiempo. 

Hoy, 20 años después, las bolas navideñas de Meisenthal despiertan un interés sin precedentes, son objeto de múltiples exposiciones en los medios, se han integrado en colecciones públicas … Hasta la fecha, se han desarrollado 29 modelos, en la que participan diseñadores y artistas.

 De un centenar de bolas vendidas en 1999, pasaron a más de 50.000 en 2019. 

Este tipo de gestiones públicas, en las que se revaloriza la tradición artesanal con un enfoque actual y con fines económicos, siempre redundan en un beneficio para toda la comunidad.

error: ¡¡ El contenido de esta página está protegido !!