Entrevistas

Carolina Magnin, la fragilidad de la memoria

Por 20 julio, 2020

La artista y curadora argentina Carolina Magnin expresa la fragilidad de los recuerdos a través de sus obras. Con imágenes de archivo, busca recuperar la memoria, plasmando sobre vidrios o colocando negativos fotográficos dentro de soluciones fijadoras que nos recuerdan la importancia del pasado.

Carolina Magnin ( Buenos Aires, 45), comienza a raíz de la pérdida de memoria una persona muy querida por ella, a trabajar con material de archivo (buscó imágenes del pasado como una manera de recuperar la memoria). Esto la hizo darse cuenta de la importancia de la memoria, la fragilidad, lo intangible del recuerdo.

“El pasado nos constituye en la totalidad, para el presente y para el futuro, está todo esencialmente entramado” – cuenta Magnin.

Con el vidrio y la fotografía, muestra la fragilidad y el desvanecimiento de los recuerdos y la memoria de la vida humana. 

Su obra se expuso en China, Alemania, Italia, USA, entre otros países. En 2019 obtuvo el Primer Premio Fotografía Salón Nacional de Artes Visuales 2019.

Carolina Magnin Instalaciones en vidrio y fotografía
Carolina Magnin Instalaciones en vidrio y fotografía
Carolina Magnin Instalaciones en vidrio y fotografía

Primer Premio Fotografía Salón Nacional de Artes Visuales 2019 – Casa del Bicentenario
25 frascos antiguos de laboratorio conteniendo fotografías de archivo sumergidas en diferentes diluciones de líquido fijador de fotografía apoyados sobre una mesa de acero.
65 cm. x 160 cm. x 80 cm.

Entrevista

¿Cuál es tu formación? 

Mi formación  fue primeramente en la carrera de Artes combinadas de la UBA. Luego comencé con mi interés por la fotografía a partir de una necesidad de estudiar un medio expresivo que se despegara de mi formación más teórica.

En su momento no existía una carrera de fotografía en la universidad pública por lo que estudié en la Escuela Argentina de Fotografía. Al terminar estos estudios tuve la oportunidad de hacer una especialización en el ICP en Nueva York. De ahí en más mi formación fue en los talleres de los artistas Gabriel Valansi y de Tulio de Sagastizábal. También asistí varios años a las clases de Marta Zatonyi.

¿Cuando descubrís que el arte es tu vocación?

El arte me interesó de muy pequeña. Si bien yo vivía en un ambiente rodeada de médicos y científicos por la profesión de mi padre, siempre íbamos a museos  y en la casa había una gran biblioteca con muchos ejemplares de artistas y catálogos de muestras. 

Luego de mis primeros estudios de fotografía comencé a darme cuenta que me interesaba y más bien necesitaba expresar cuestiones sensibles a través de este medio. Primero a  través de tomas directas y al poco tiempo empecé a trabajar con archivos. 

¿Cómo llegas al vidrio y que le aporta a tu obra?

Incorporé el vidrio en mi producción artística por primera vez en un trabajo llamado Ánima que realicé para presentar en el Museo Emilio Caraffa de la ciudad de Córdoba.

Era un trabajo en el cual tomé como punto de partida diapositivas analógicas que componían una obra precedente y las dispuse en el espacio de forma instalativa. En este caso como en los casos subsiguiente que utilicé vidrio como soporte, mi búsqueda estaba referida a encontrar un material que transmitiera la idea de fragilidad y que se incorporara con su entorno a través de la translucidez. El vidrio contenía estas condiciones además de hacer referencia a las placas de vidrio de las antiguas radiografías médicas.

¿Qué te inspira?

No podría hablar de inspiración pero sí de diferentes procesos que me llevan a la producción de obra. Los archivos personales, íntimos son materiales con los cuales he trabajado y de los que voy generando diferentes encadenamientos de obras. Algunas hacen visible en primer plano las marcas del paso del tiempo que a simple vista son invisibles mientras que otras muestran la desintegración paulatina de la propia imagen. También las fotografías científicas donde la objetivación y manipulación corporal está presente como manera coercitiva de control y sumisión de la persona son archivos con los que trabajo en diferentes instalaciones. 

Estos dos intereses que planteo inevitablemente se cruzan y conviven en todas mis obras.

ofendículas
Carolina Magnin Instalaciones en vidrio y fotografía ofendículas

Leave a Reply

error: ¡¡ El contenido de esta página está protegido !!