ArtistasDiseñoMujeres destacadasNotas

Lucrecia Moyano, pionera del diseño industrial argentino.

"El vidrio y yo conservamos una límpida y gozosa amistad"

Diseños soplados de Lucrecia Moyano

Lucrecia Moyano (Buenos Aires, 1902-1998) pionera del diseño industrial argentino, abarcó diversas áreas de trabajo como la decoración, el diseño, el muralismo y el arte. Tuvo por maestro al gran artista Xul Solar y recibió la influencia del pintor francés Maurice Marinot, quien incursionó en el vidrio desde 1911. 

En 1934, Louis Fourvel Rigolleau, le hizo propuso dirigir la sección artística que había creado en la fábrica familiar de Berazategui. Lucrecia desempeñó esa función durante treinta años, supervisando la línea industrial de cristalería y creando sus propias piezas de vidrio soplado que modelaba, cuando la materia todavía estaba blanda, improvisando las herramientas que le dictaba su inspiración e inventando nuevos pigmentos.

Reconocidas en Europa y Estados Unidos, sus piezas fueron exhibidas en la Exposición Universal de París (1937), la Word Fair York (1959) y el instituto Smithsoniano de Washington (1959).

En el Metropolitan Museum de New York la muestra “Glass 1959”, el arquitecto italiano Gio Ponti seleccionó, entre 173, las tres mejores obras expuestas. Una de las elegidas en esa oportunidad pertenecía a Lucrecia Moyano. Ponti definió la pieza como “bárbara” (por primitiva), en contraposición a las otras dos, utilitarias, “civilizadas”, de expositores europeos. Otras piezas de la artista han merecido la atención de estudiosos en el Corning Museum of Glass, de Nueva York, y en el Brooklyn Museum.

El  Museo Nacional de Arte Decorativo tiene más de 80 vidrios de Lucrecia Moyano. La colección comprende vasijas, vasos, jarras, algunas de gran tamaño, con texturas cromáticas personalísimas. Algunas piezas son antropomórficas (reproducen figuras humanas o de animales “humanizados”) o evocan máscaras primitivas. Parecen tocadas por un espíritu americano ancestral. La gracia, la espontaneidad y la irregularidad de lo popular entrañan una posibilidad de desmesura.

Links:

plataformaida

sedici.unlp

90mas10.com

Lucrecia Moyano, pionera del diseño industrial argentino.

Todas las mañanas, Lucrecia Moyano (1902-1988) viajaba desde Acassuso y cruzaba la capital hasta llegar en tren a Berazategui, donde se encontraba su lugar de trabajo: Cristalerías Rigolleau. Los domingos era la única mujer en entrar a la fábrica que desde principios del siglo XX había crecido gracias a la elaboración de tinteros y más adelante innovó con las patentes de vidrios Pyrex. Moyano es celebrada por ser una de las pioneras del diseño en Argentina, aunque quienes la conocieron aseguran que se definía a sí misma como artesana. Entre 1934 y 1962 dirigió la sección artística de Rigolleau, incorporando a la producción en serie una línea artesanal. Un ejemplo es la obra que se encuentra en el Museo Nacional de Arte Decorativo, en que la función es relegada con el fin de crear una estructura antropomorfa que seduce por su forma y transparencia. Se trata de una pieza única que tiene el sello característico de su creadora: las burbujas que denotan impureza por el ingreso de gases en el vidrio son reapropiadas como una marca de estilo que identifica su autoría. El crítico italiano Gio Ponti, al ver una de sus obras, muy similar a esta, la calificó de “barbárica” por el “impulso inmoral de robarla” que le había despertado.

Texto de Larisa Mantovani

X