Entrevistas

Carolina Delgado Duruflé, artista ambientalista

Por 28 junio, 2020
Carolina Delgado Duruflé

A través distintos materiales como vidrio, porcelana, plantas o antigüedades, la artista colombiana Carolina Delgado Duruflé recrea pequeños ecosistemas dentro de cuerpos para recordarnos el frágil equilibrio entre los humanos y la naturaleza.

Carolina Delgado-Duruflé (Colombia, 41) es una artista ambientalista multidisciplinaria y diseñadora de interiores con sede en Toronto. Estudió en la Glasgow Art School en Escocia, en el campus de LaSalle College en Bogotá y en la Universidad Pontificia Javeriana de Bogotá. En 2020, exhibió su trabajo de porcelana en 100 Vases durante DesignTO y Grow Op 2020, donde recibió el “Premio Ground” de Ontario Landscape Architects Association y una beca del Ontario Arts Council.

Entrevista

¿Que te inspira?

Me inspira el conocimiento trasmitido de generación en generación. En mi caso, mi madre es una gran mentora en toda mi obra. La observé desde muy pequeña haciendo la mayoría de técnicas que hoy realizo, como la porcelana, el pastillaje, la hojilla de oro, el repujado en aluminio y los arreglos florales. Ella me transmitió el amor por las plantas y muchas cosas más con las cuales he logrado experimentar en el transcurso de los años.

También la problemática ambiental me inspira. Me considero una artista ambientalista: mediante mi obra quiero comunicar la fragilidad y la fuerza de nuestro planeta para motivar a la gente a actuar frente al cambio climático y las extinciones masivas. Me inspira la naturaleza, sus pequeños y delicados detalles, cómo sus texturas, formas y colores. Me gusta tomar el tiempo para observar lo pequeño, cómo los musgos, líquenes y demás maravillas. Son para mí unos llamados de atención hacia nuestro entorno y el respeto que merece. 

 

¿Porqué elegiste al vidrio entre uno de tus materiales? ¿Con qué otros materiales trabajas?

El vidrio llegó en un momento muy clave en mi vida artística. La primera colección que realice fue en el 2012 y mi enfoque principal eran las plantas. Aquella colección fue llamada Transparencia Sabiduría: eran representaciones de animales como búhos, peces, conejos, tortugas, caballos, pájaros y también de objetos como cámaras, teléfonos y relojes en lo cuales coloqué pequeños ecosistemas. El vidrio soplado era el material perfecto para llamar la atención al detalle de las plantas en su interior, recreando micro mundos. 

Después empecé a trabajar con porcelana, un material que me encanta porque me permite crear con mis manos desde cero. En el 2017, nació Personajes, una serie donde fusiono los dos materiales: cuerpos de vidrio con cabezas de porcelana hechas y pintadas a mano, con cascos de astronauta en vidrio. Esta serie llama la atención del público ante la problemática ambiental mediante posibles visiones de cómo tendremos que vivir en el futuro. Coincidentemente, expuse mi obra en Toronto justo antes de que estalle la pandemia en marzo del 2020, lo cual me permitió plantear cuestionamientos sobre lo que necesitamos realmente y lo que arriesgamos si no cambiamos contundentemente nuestro comportamiento como especie. 

Fui seleccionada para mostrar mi trabajo en un espacio muy especial que se enfoca en arte ecológico y gracias a dos becas del Ontario Arts Council logre realizar mi instalación, ganando el premio OALA Ontario Association Of Landscape Architects

 Hasta el momento, la fusión del vidrio y la porcelana me tienen cautivada porque la transparencia del vidrio logra perfectamente generar una capa protectora a lo que creo en porcelana y evocar la fragilidad actual de nuestros ecosistemas. Conté con la suerte de encontrar a Carlos Conde, un maestro de maestros del vidrio soplado y uno de los fundadores del museo del vidrio en Bogotá. Carlos es el gran artista que hace posible y real todo lo que esta en mi cabeza. Sin él no sería posible la serie Personajes.

Las ideas que tengo en mi cabeza con el vidrio las interpreta una gran artista llamado Carlos Conde que encontré hace más de 9 años.

Le transmito mis diseños y el plasma todo lo que imagino a realidad, logrando que el vidrio se fusionen perfectamente con mi trabajo en porcelana.

¿Para qué te sirve a vos el arte?

El arte me permite comunicar, trasmitir lo que siento y lo que quiero expresar. A veces se me hace más fácil crear que interactuar con otras personas. Me gusta hacer arte que cuente historias del pasado y que cuestione el presente. La parte estética es clave, pero creo que los artistas tienen también una gran responsabilidad política que tiene que ir de la mano con lo estético. Al menos así lo veo yo en mi proceso creativo. 

¿Cómo es vivir en Toronto? ¿Qué te aportó como artista?

Vivir en Toronto es sinónimo de libertad, porque encuentras el mundo entero en una sola ciudad. Creo que nunca había estado en un lugar tan multicultural, donde puedas viajar de la India a México en pocos minutos! Eso me aporta diariamente el interés por descubrir más a otras culturas que la mía, y me ayuda a procesar mi experiencia de ser emigrante. Ver a la inmigración de los demás me da ganas de compartir mi perspectiva sobre tan gran cambio mediante mi arte.

Amo también que la ciudad sea tan verde. En una sola calle, puedes encontrar hasta 60 árboles. Eso hace que la vida sea diferente! 

¿Qué extrañas de Colombia?

Mi familia primero que todo. También las montañas y sus maravillosos paisajes. Extraño mis amigos y escuchar la increíble riqueza musical de Colombia en vivo. El español, que es mi leguaje del alma, el calor humano de la gente colombiana, y el sentirme como pez en el agua cuando busco mis materiales artísticos!

Leave a Reply

error: ¡¡ El contenido de esta página está protegido !!