Blog

Cuando Páez Vilaró pintó con la Luz

Por 15 noviembre, 2018 Sin Comentarios

En un espacio de transición hacia la muerte, celebró la vida creando su mejor obra.

Para Carlos Páez Vilaró, el genial artísta rioplatense “pintor de las dos orillas”, la obra que más lo enorgullecía era la Capilla Multicultos del Cementerio Los Cipreses, en San Isidro, Buenos Aires. Y no me extraña, ya que lo representa muy bien a él, a su amor por la vida, la luz, el sol y la energía divina de la creación.

El proyecto surgió de Paez Vilaró junto a Eugenio Sangregorio , el propietario del lote, y el arquitecto Franz Pernisek, con el objetivo de generar un espacio de amor para  recordar a los familiares y amigos conectados con la vida en resurrección a través de la naturaleza.  El paisaje y la arquitectura combinan de forma extraordinaria!

El lugar esta abierto las 24 hs, para que uno pueda visitar a su ser querido sin restricciones.

Arquitecto Franz Pernisek – PH: Milos Deretich

El arquitecto Franz Pernisek fue el indicado para acompañar y guiar a Carlos hasta el final de la obra, interpretando la genialidad de este maravilloso artista, consiguiendo un espacio único en el mundo.

Los vitrales diseñados por Páez Vilaró, fueron los únicos que hizo en toda su vida, así que son todo un hallazgo para nosotros! El principal y más imponente, mide aproximadamente 4 mts x 3 mts . Están totalmente integrados a la arquitectura de la capilla y durante los días de sol, generan una atmósfera maravillosa, que da esperanza y eleva el espíritu en medio de una situación de dolor y despedida.
Lo que pudimos averiguar es que los realizó un vitralista de Santo Domingo, con la técnica Tiffany, para que la línea entre vidrios, sea lo más delgada posible. Su realización le llevo aproximadamente 6 meses el trabajo.

En 2015 el vitralista chaqueño, Luciano Durante fue convocado por la arquitecta Yvonne Fournery a cargo de la restauración, trabajando sobre 4 vitrales, que representan a las 4 estaciones del año, y esto le llevo aproximadamente 20 días. Para Luciano, este trabajo fue una satisfacción absoluta y uno de los mejores recuerdos del oficio.
Todavía quedan muchas restauraciones por hacer en los vitrales, esperamos que se hagan pronto, realmente vale la pena preservar y dar a conocer esta obra tan valiosa y poco difundida.

Ver Proyecto restauración Vitrales

En una entrevista realizada a Páez Vilaró en el 2003, le preguntaron si Casapueblo había sido su obra principal, a lo que respondió:
-“No. La principal fue la capilla multicultos en el cementerio Los Cipreses, de San Isidro. El mérito fue haber logrado vida en medio de la muerte.
En ella logré sumar todas las disciplinas que he intentado: hice vitrales, pintura, los pisos. Fue muy difícil. Muchas veces tenía que dejar el andamio y suspender el trabajo porque llegaba un entierro. No es fácil para un hombre que quiere tanto la vida pintar para la muerte.”

Agó Páez Vilaró, su hija, también artista plástica, nos dijo estas palabras: “Fue una de sus obras más queridas, comenzó haciendo la capilla con forma de dos manos en oración, luego se fue transformando en un nido de hornero, sus vitrales inspirados en las diferentes formas de vida, en la tierra y el Mar, conectadas con la vida del cosmos infinito que nos rodea, y a través de su arte, colaborar en el pasaje espiritual de las personas hacia la vida eterna, fue un amante del Sol que a través de su energía permite todas las formas de vida.
El Artesano que realizó los vitrales, supo interpretar maravillosamente los diseños de mi padre, que hoy desde otras alturas estará disfrutando y vibrando en medio de las estrellas.”

https://www.lanacion.com.ar/537743-carlos-paez-vilaro-el-hombre-que-atrapo-al-sol

https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_P%C3%A1ez_Vilar%C3%B3

https://www.casapueblo.com.uy/es/

http://www.diarionorte.com/article/99998/luciano-durante-artista-del-vidrio

error: ¡¡ El contenido de esta página está protegido !!