EntrevistasMuseo

Dedo von Kerssenbrock-Krosigk. El vidrio a través del tiempo

“Los grandes artistas ven el mundo de manera diferente y comparten su punto de vista a través de sus obras de arte.”

Dedo von Kerssenbrock-Krosigk (53,  Alemania) es Director del Glasmuseum Hentrich en Düsseldorf, Alemania, desde hace 13 años. Anteriormente fue curador de vidrio europeo del museo de vidrio más importante del mundo, el Corning Museum of Glass (CMoG). Desde su doctorado en 1997 se dedica a la investigación científico-histórica de una gran diversidad de vidrio, desde frágiles artículos desechables hasta artículos de lujo únicos.

Mirar cuidadosamente algo, con especial atención, casi siempre depara una sorpresa. Por ejemplo, al observar un vaso de cerveza antiguo. Este es el ejemplo que nos da el experto en historia del vidrio, a la hora de elegir un objeto preciado de la colección del Museo que dirige. 

Interesado en el arte desde que tiene memoria, Dedo von Kerssenbrock-Krosigk se fascinó con el vidrio por primera vez a finales de los ´70. Muchos años después, escribió su tesis e investigó sobre el vidrio oro rubí del período barroco y por entonces no se imaginaba que el tema iba a tomarlo completamente, hasta convertirse en el centro de sus días. Al punto de llegar a hablar sobre el Corning Museum of Glass (CMoG) como el paraíso en la Tierra.

El 22 de marzo de 2015, el investigador Dedo von Kerssenbrock-Krosigk dictó una conferencia dentro del evento de The Paul and Irene Hollister Lecture on Glass en Nueva York. Allí abordó uno de sus mayores temas de interés, el significado del vidrio e invitó a los presentes a pensar en su relación con este material tan común y accesible en la vida de todos los días. 

¿La gente piensa alguna vez en el vidrio? se preguntó por ejemplo. Hubo otras preguntas interesantes ese día, tales como, ¿Cuál fue el impacto de la primera imitación de vidrio de lapislázuli cuando fue presentada ante el rey mesopotámico o el faraón egipcio? ¿Los antiguos griegos prestaron atención al vidrio? ¿La invención del vidrio soplado en la época romana no fue más que un logro de eficiencia técnica? ¿Jugó el vidrio un papel en la religión y la ciencia medievales (alquimia)?

Si bien estas preguntas difícilmente consigan respuestas que satisfagan a todas las audiencias, pueden abrir  puntos de vista sobre el vidrio a lo largo de su historia  y traernos una nueva idea de la riqueza de este material y de la sutileza con la que se ha abordado en el pasado, a través del tiempo.

Entrevista

¿Cuál es su primer recuerdo en relación al vidrio?

Mi primer encuentro consciente con el vidrio debe haber sido en un viaje con mi familia a una fábrica de vidrio en la Ciudad de México, a fines de la década del 70 (mi padre trabajaba en la Embajada de Alemania). Todavía recuerdo los contenedores de basura llenos de botellas de Coca-Cola y los sopladores de vidrio que convirtieron esta materia prima en vasos burbujeantes de colores intensos. Aún los tenemos en casa, es un lindo recuerdo.

 

Glasmuseum Hentrich. Actualmente se está renovando el ala de colección del Kunstpalast de Düsseldorf. La imagen muestra la exhibición de la colección de vidrio desde 2006 hasta 2020. Foto: LVR-ZMB, Stefan Arendt – ARTOTHEK

Cuéntenos sobre su formación en vidrio, ¿cómo fue y por qué eligió ese camino?

En primer lugar, como historiador del arte, no tuve “formación en vidrio” en un sentido estricto. Acabo de hacer un curso de soplado de vidrio de una semana en The Studio of The Corning Museum of Glass, para tener una idea de cómo se siente trabajar con vidrio caliente.

Antes de la Universidad, hice una pasantía de medio año en el Museo de Artes Decorativas de Hamburgo y luego decidí estudiar Historia del Arte y, finalmente, me especialicé en Artes Decorativas. Al estudio del vidrio llegué cuando escribí mi tesis doctoral sobre el vidrio de oro rubí del período barroco (alrededor de 1700). Incluso entonces, sin embargo, nunca imaginé sumergirme tan completamente en este tema.

Dedo von Kerssenbrock-Krosigk  es autor de dos libros sobre Historia del Vidrio: “Rubinglas des ausgehenden 17. und 18. Jahrhunderts ” y  “Glass of the Alchemists: Lead Crystal- Gold Ruby, 1650-1750″ que están a la venta en Amazon

Su pasión y profesionalismo lo llevó a tener cargos en importantes colecciones, como es el caso de su paso por Corning Museum of Glass.  ¿Cómo fue la experiencia de trabajar allí?

Una grandiosa oportunidad en todos los aspectos. En ese momento sentí que había entrado en una simbiosis perfecta, sentí que estaba haciendo la tarea correcta en el momento correcto. Todavía me baso mucho en todo lo que aprendí entonces y en los encuentros con autoridades y amigos eminentes. El museo, la biblioteca, el estudio: el paraíso del vidrio en la tierra.

Emile Gallé (1846-1904), Jarrón con nenúfares, Nancy, hacia 1892/93, 14,7 × 12,6 × 8,8 cm. Kunstpalast, Düsseldorf, Glasmuseum Hentrich, legado de Gerda Koepff , foto: Horst Kolberg – ARTOTHEK

En su recorrido ha visto una gran cantidad de maravillosas piezas. ¿Cuáles le sorprendieron más?

Una base particularmente bellamente renderizada de un jarrón de alrededor de 1900 de Emile Gallé, que solo se puede ver al levantar la pieza; el efecto increíblemente sutil de unas seis capas de vidrio coloreado de un jarrón delgado “laguna” de la década de 1930 de Venini … Mirar cuidadosamente una pieza casi siempre te sorprende si acumulas la energía necesaria para superar tus propias expectativas (y las de los demás) y mira. Lo que más me gusta es que me sorprenda algo que parece poco notable a primera vista. 

¿Por ejemplo? 

Una de mis piezas favoritas es un vaso de cerveza fragmentado del siglo XVII en el Glasmuseum Hentrich en Düsseldorf. Solo un vaso para beber cerveza, ¿no? Y muy probablemente, la última persona que lo usó no prestó mucha atención. Se rompió y fue arrojado a un pozo negro. Siglos después, alguien volvió a desenterrarlo y se esforzó mucho para pegar todas las piezas que aún estaban disponibles. Ahora es una pieza de museo, admirada por gente como yo. Parece muy sencillo, pero no lo es. Hay un hilo delgado justo debajo, no en el borde. ¿Tiene una función particular? En cualquier caso, es un detalle increíblemente hermoso. El color, los defectos en el vidrio, su base, sin rodeos, una obra maestra.

Vaso fragmentado, posiblemente Rotterdam, Países Bajos, primera mitad del siglo XVII, 14,6 × 9,8 cm, Kunstpalast, Düsseldorf, Glasmuseum Hentrich –  foto: Kunstpalast, Düsseldorf.

¿En qué proyectos está trabajando actualmente?

El ala de colección del Kunstpalast, que también alberga la colección de vidrio, está en plena renovación y reabrirá sus puertas a fines de 2022. Actualmente estoy trabajando en la nueva presentación de esa colección.

¿Cómo ve el futuro del vidrio artístico en los próximos años?

Siempre habrá una demanda de objetos de vidrio bellamente elaborados. El material y su “espacio negativo” (un concepto japonés que aprendí del artista del vidrio Ayano Yoshizumi) son demasiado cautivadores para pasar de moda en el corto plazo. Es asombroso ver cómo los artistas del vidrio alcanzan  nuevas alturas de virtuosismo y desafían las limitaciones del material del vidrio. Por otro lado, siento que existe una división entre artistas y artesanos. Un artesano tiene todo el derecho a ser completamente admirado por su artesanía. Mi admiración por los artistas se centra principalmente en otra cosa: en lo que ven y perciben, y en cómo sacan sus conclusiones. En términos más simples: los grandes artistas ven el mundo de manera diferente y comparten su punto de vista a través de sus obras de arte.

 Los ganadores de este año del Jutta Cuny-Franz Memorial Award, los respectivos Talent Awards y Honorary Diplomas, son ejemplos de artistas excepcionales que hacen uso del vidrio para transportar sus conceptos y puntos de vista de una manera refrescante y exigente.

Hace algunos años, encontré una cita en la que creo que vale la pena pensar: “Mais si l’art n’existe plus ou si nul ne sait plus comment le définir, il reste encore, fort heureusement, des artistes, c’est-à-dire des êtres de fantaisie et de liberté, qui sont la sauvegarde de l’homme. Ce qui compte, c’est la fonction créatrice de l’art, liée irréductiblement aux sources et au mystère de la vie, non les produits artistiques dont nous sommes au contraire massivement saturés par une diffusion souvent corruptrice et neutralisante. La planète tout entière, que l’homme est désormais capaz de détruire ou de quitter, risque de se transformer en gigantesque et dérisoire objet d’art pour les futurs musées de l’espace “. Esto, para mí, suena muy real, ¡pero se expresó durante una conferencia en 1967! Entonces, hago una reverencia ante los artistas, “seres de fantasía y libertad, los preservadores de la humanidad”.

Tomaso Buzzi (1900-1981) para Venini, Jarrón de la serie “laguna”, Venecia, Murano, principios de los años 30, 26,9 × 13,5 cm, Kunstpalast, Düsseldorf, Glasmuseum Hentrich, legado de Helmut Hentrich, foto: Kunstpalast, Düsseldorf

Links y referencias del texto:

http://www.duesseldorf.de/dkult/DE-MUS-038015/283683
http://www.duesseldorf.de/dkult/DE-MUS-038015/56088
http://www.duesseldorf.de/dkult/DE-MUS-038015/464975
Jean Leymarie, La transformation des formes dans l’art contemporain.
Conférence du 5 septembre 1967, in: Jean Leymarie (ed.), L’art dans la société
d’auhourd’hui. Textes des conférences et des entretiens organisés par les
Rencontres Internationales de Genève 1967 avec le concours de l’UNESCO (=
Rencontres internationales de Genève, 21, 1967), Neuchâtel 1968, pp. 11–22,
here p. 22.

Leave a Reply

X